Pasar al contenido principal

Dibujo: Elegir el material

Observe este artículo
Average: 5 (1 vote)

Para hacer un croquis en vivo, es inútil cargarte de paños, gomas o fijante: ¡solo necesitas lo mínimo indispensable!

1. Elegir un soporte sólido y transportable

Por razones obvias de organización, más vale evitar trabajar con hojas sueltas (que se pueden perder o estropear). Lo mejor es utilizar un bloc de croquis.

 

  • ¿Cómo elegirlo?

- Procura elegir un bloc de fondo rígido. Esto te permitirá disfrutar de un apoyo.

- Los blocs de gusanillo son prácticos, ya que las hojas son independientes unas de otras.

- En cuanto al formato, opta por la sencillez. Los A4 o A5 ofrecen una superficie muy cómoda para dibujar y no ocupan demasiado. En cuanto al volumen, viaja ligero de equipaje... con unas cien hojas basta.

- El papel para croquis suele ser "bouffant", es decir, sin prensar, ligero y grueso a la vez. Se adapta perfectamente al dibujo con grafito, pastel, carboncillo y sanguina.

En cambio, si trabajas con rotulador, elige un bloc de papel liso (papel layout), resistente al agua y a las tintas.

 

  • ¿Cómo utilizarlo?

Cuando trabajes un tema desde distintos ángulos, haz todos tus croquis en la misma página. Así podrás tener una visión de conjunto.

- No dudes en girar el bloc para estar más cómodo. Dibuja en todos los sentidos.

- Dibuja sólo por la cara frontal de la hoja. La transparencia podría jugarte una mala pasada.

Recordatorio: un papel bouffant...¡sorprendente!

Los blocs de croquis suelen ser de papel "bouffant" (sin prensar), según los conocedores. ¿Sus ventajas? Es ligero y grueso a la vez. Se trata de un papel más bien rugoso, ideal para los croquis rápidos o proyectos.

2. Elegir un medio adaptado

Cualquier lápiz o bolígrafo puede servir. Pero algunos medios ofrecen ventajas nada menospreciables:

 

  • Los lápices de grafito, preferentemente muy blancos (7B u 8B) permiten aplicar a la vez tonos ligeros y contornos oscuros.
     
  • Mina de plomo o carboncillo: alterna la mina, para los contornos, y el canto, para las zonas a sombrear. Otra ventaja del carboncillo: se corrige rápido. Basta pasar el dedo sobre el trazo para difuminarlo.
     
  • Algunos lápices de colores o rotuladores pueden resultar útiles para marcar rápidamente las referencias de colores.