Pasar al contenido principal

Fotografía: componer su fotografía

Observe este artículo
Sin votos (todavía)

La composición es uno de los principales factores de éxito de una fotografía. Su trabajo perderá valor si la composición resulta defectuosa, aunque el observador desconozca la razón.

Nota interesante

  • Escoja un tema cuyo interés destaque, ya que la vista del público no debe perderse en la imagen en busca de un elemento que observar.
  • Organice los elementos visuales para que ofrezcan una imagen equilibrada.

1. La composición centrada

Un tema situado en el centro genera una composición estática. La imagen puede funcionar si la simetría del entorno obliga a centrar el tema. Pero su uso es bastante limitado.

2. La regla de los tercios

Esta técnica consiste en descentrar el tema. ¿Cómo proceder? Imagínese que el visor (o la pantalla trasera) esté cuadriculada en dos líneas horizontales y dos verticales. Solo tiene que situar su tema en una de las líneas o en uno de los puntos de intersección.

  • Esta técnica funciona tanto con un encuadre vertical como horizontal.
  • Para realizar un primer plano, sitúe el ojo en la intersección de dos líneas de tercios o en una línea de tercios superior para limitar el espacio vacío por encima del tema.
  • En los paisajes, evite situar la línea del horizonte en el centro del encuadre y escoja su campo: favorezca un cielo magnífico situando el horizonte en la línea de tercios inferior, o favorezca el relieve bajo un cielo uniformemente azul, situando el relieve hasta la línea de tercios superior.

3. Las líneas directrices

Para los paisajes o las demás escenas panorámicas.

  • Encuentre un elemento que guíe la vista del observador desde el exterior hacia el interior de la imagen.
  • Esta línea directriz puede proceder de cualquier rincón del encuadre pero debe conducir hacia el tema. Algunos ejemplos: una carretera, un río, un conjunto de rocas o una rama.

4. La dirección de la mirada o del movimiento

  • Si el tema es estático: deje espacio en la dirección de su mirada (por ejemplo, un animal inmóvil o un personaje).
  • Si el tema está en movimiento: deje espacio en la dirección en que se desplaza para no interrumpir su dinámica.

Recuerde: ¡Hay reglas que pueden adaptarse!

  • Para aprender cuándo apartarse de las reglas o favorecer una más que otra, ¡haga muchas pruebas!
  • Cuando analice los resultados, no tenga nunca en cuenta las circunstancias en las que se realizó la fotografía.

 

¡Siempre aprenderá más de sus fotos fallidas que de sus mejores logros!