Pasar al contenido principal

Acuarela : Realizar un lavis difuminado

Observe este artículo
Sin votos (todavía)

Para dar vida a un cielo, a un fondo, o para dar estilo a las grandes zonas de color: ¡el lavis (o aguada) difuminado es TU técnica! Éste te permitirá modular la intensidad de un color diluyéndolo más o menos con agua.

Algunos conocimientos

  • - Un lavis difuminado se aplica en pocos segundos.

    - El menor retoque altera las variaciones del color.

1. Del oscuro al claro

  • Humedece la parte superior de la hoja con agua pura y un pincel ancho. Carga el pincel con un lavis ultramar y pinta una franja ancha en la parte de arriba de la hoja: realiza la aplicación de izquierda a derecha y sin interrupción.
  •  
  • Sumerge el pincel en el agua para diluir el lavis todavía más: haz una nueva franja volviendo a pasar sobre el borde inferior de la primera, esta vez de derecha a izquierda.
  •  
  • Continúa hasta la parte de abajo de la hoja, diluyendo la pintura cada vez más. En las últimas capas, la aguada debe ser muy clara.

2. Del claro al oscuro

  • Prepara los lavis de alizarina roja, uno muy diluido y otro más intenso. 
  •  
  • Carga un pincel de lavis con la preparación diluida: aplica franjas anchas de arriba a abajo, hasta un tercio de la hoja.
  •  
  • Al llegar a un tercio: aplica una franja de lavis intenso, pasando ligeramente sobre el borde de la anterior. Realiza la aplicación de izquierda a derecha sin interrupción.
  •  
  • Continúa hasta la parte de abajo de la hoja, volviendo a cargar el pincel con lavis intenso cada tres franjas.