Pasar al contenido principal

Pastel : Mezclar y difuminar los colores

Observe este artículo
Average: 4 (1 vote)

Con el dedo, un paño o un difuminador, si trabajas con pastel, el difuminado de los colores es ineludible. Tu obra ganará en sutileza, entre fuerza y finura.

Algunos conocimientos

Al mezclar y difuminar los colores, podrás:

Desplazar, con la palma de la mano, grandes masas de pigmentos,

Homogeneizar, con el dedo, la demarcación entre dos tonos,

Suavizar, con el paño, un matiz demasiado fuerte,

Emborronar, con el pincel, los pigmentos de la superficie sin alterar las capas anteriores,

Trabajar sutilmente con el difuminador una zona muy reducida.

1. Mezclar y difuminar el pastel seco con la mano

A. Utiliza la yema de los dedos para mezclar, difuminar y fundir los colores. Ésta autoriza un trabajo preciso en zonas reducidas.

B. El pulgar permite realizar movimientos circulares más amplios.

C. El canto de la mano, por el lado del meñique, favorece las mezclas rápidas en grandes superficies.

D. Utiliza el canto de la mano, por el lado del pulgar, para hacer movimientos de abanico o trabajar grandes superficies horizontales.

E. Difumina en redondo con las dos partes salientes de la palma situadas cerca de la muñeca.

 

Recuerda: la humedad y la ligera capa grasa que recubren la mano contribuyen a fijar naturalmente el pastel en el papel.

2. Mezclar los pasteles al óleo

Hay tres métodos posibles:

Una vez aplicados los colores en el papel, fúndelos pasando, sobre la superficie en cuestión, un paño impregnado de aguarrás. Luego trabaja la mezcla de colores diluidos con el pincel.

Funde los colores con el dedo para difuminar los contornos.

Utiliza las uñas para restablecer unas separaciones nítidas.