Pasar al contenido principal

El esgrafiado o cómo "grabar la pintura al óleo"

Observe este artículo
Sin votos (todavía)

¿Esgrafiado? Un término extraño para una técnica de una sencillez infantil. Utiliza objetos puntiagudo (mango de pincel, cúter o peine) para grabar la pintura y revelar el soporte o la capa de color anterior.

Algunos conocimientos

El aspecto de las líneas y motivos grabados depende del grosor de la pintura, de su grado de secado (húmeda o seca) y del instrumento utilizado (cualquier cosa).

1. Grabar sobre pintura húmeda

Para representar detalles o motivos precisos: arrugas, cabellos, el motivo de un rejudo o de un objeto, las olas o un reflejo.

  • Utiliza un instrumento fino, como el mango de un pincel o la punta de un cuchillo.
  • Graba la última capa de pintura aplicada como si dibujaras..
  • Limpia regularmente con un paño la punta del instrumento para evitar que la pintura se acumule.

2. Grabar sobre pintura seca

Se puede rascar la pintura seca con un objeto muy puntiagudo como un cúter o un cuchillo.

El procedimiento es el mismo que con pintura húmeda, pero el resultado es distinto. Al rascar, retiras todas las capas de pintura y dejas aparecer el soporte. Por lo tanto, se aconseja utilizar:

  • un soporte con el fondo blanco (preparado con un apresto o imprimación acrílica) para un mejor efecto de contraste;
  • un soporte rígido (tabla, contrachapado) para evitar desgarrarlo al rascar.

 

El esgrafiado sobre pintura seca suele utilizarse para definir los contornos y los motivos de los objetos (por ejemplo, en un bodegón) o para dar relieve a un fondo plano.