Pasar al contenido principal

Restaurar un chasis en 3 etapas

Observe este artículo
Sin votos (todavía)

​El chasis de tu tela preferida está dañado: ¿juego entre los elementos de madera, restos de serrín y de insectos? ¡Ha llegado el momento de restaurarlo! No te detengas en tu impulso: el papel y la tela pueden requerir ciertos cuidados... ¡Una actividad en el límite del bricolaje!

 

¡Cuidado!: antes de llevar a cabo ninguna acción comprueba minuciosamente que no lleve el sello del enmarcador de origen por si tuviera algún valor. En ese caso, más vale dejar que se ocupe un enmarcador profesional...

1. Limpiar el chasis

Retira delicadamente la tela quitando las tachuelas (son los clavos, de cabeza ancha y tallo corto, que suelen utilizase para el enmarcado) utilizando un sacaclavos.

Limpia el chasis con un cepillo suave, y luego lávalo con una esponja mojada, eventualmente impregnada de detergente a la resina de pino.

Deja secar 24 horas en plano y luego lija los bordes y las aristas.

2. Reforzar una tela desgastada

Forra el contorno de la tela con bandas llamadas "de tensión", cortadas en una materia que se le parezca. Fíjalas con cola vinílica.

3. Retensar la tela

Crea pliegues en las bandas de tensión masajeando la tela para darle la forma deseada. Colócala provisionalmente con trozos de adhesivo, y luego clávala con tachuelas utilizando un alicate para tensar.