Pasar al contenido principal

Realizar distintos matices de un color con la técnica de la aguatinta.

Observe este artículo
Sin votos (todavía)

Tiempo de realización: 3 horas

Nivel: intermedio 

Artista : Charlotte Reine
www.charlottereine.fr

La aguatinta es una técnica que permite realizar grandes superficies lisas de color en la lámina de cobre gracias a un granulado a base de resina en polvo. Una vez fundida, esta zona cubierta de resina retendrá la tinta y permitirá crear distintos matices de color según el tiempo de mordida del ácido en la lámina.

Materiel

> Papel: Canson® Edition

> Para el grabado: percloruro de hierro, una lámina de cobre de 10 cm x 15 cm, barniz a base de alcohol, colofania, tubos de tinta de calcografía, 1 m de tarlatana, alcohol de quemar y aguarrás.

> Accesorios : una cubeta de plástico de unos 15 o 20 cm, una lámpara de alcohol, una prensa de tipo tórculo, una caja resinadora.

1. Preparación de la lámina

Limpia la lámina de cobre con blanco de Meudon y luego con alcohol de quemar. A continuación, con el pincel mojado en el barniz líquido a base de alcohol, recubre las superficies que quieras dejar en blanco

2. Aplicación de la colofania

Gira enérgicamente la manivela de la caja resinadora: esto proyectará la resina de colofania en polvo hacia la parte superior de la caja. Coloca ahí la lámina.

Espera unos veinte segundos: la resina caerá en la lámina y esta quedará cubierta de un velo de polvo.

3. Cocción del gránulo

Coloca la lámina sobre una parrilla y caliéntala con una lámpara de alcohol. Al fundirse, la resina se volverá translúcida.

Los gránulos chispearán ligeramente al calentarse. No tardes demasiado, ya que el gránulo podría cocerse demasiado.

4. La mordida

Sumerge la lámina en un baño de percloruro de hierro completamente nuevo.

El tiempo de inmersión para este grabado es de unos 3 minutos.

A continuación, saca la lámina y aclárala con agua abundante. Escúrrela y sécala.

Truco

Recuerda proteger el dorso de la lámina con cinta adhesiva y haz una lengüeta para facilitar la operación de inmersión.

5. Las mordidas sucesivas

Recubre con el barniz a base de alcohol las partes que quieras que aparezcan más claras. Deja secar el barniz y vuelve a sumergir la lámina en el baño de percloruro durante 4 minutos. Aclara bien con agua. 

Repite la operación una segunda vez dejando la lámina en el percloruro durante el mismo tiempo. A continuación, aclara con agua abundante antes de secarla con un paño limpio. Limpia la lámina con alcohol de quemar.

6. Entintado de la lámina

Entinta la parte inferior de la lámina con tinta sepia y luego la parte superior con tinta azul, por ejemplo.

Limpia cada color por separado con un pedazo de tarlatana hasta que el dibujo aparezca, y termina la limpieza en el resto de la lámina (ver truco de profesional: ¿cómo entintar. limpiar y estampar?).

7. Estampación del grabado

Coloca la lámina entintada sobre un papel donde habrás dibujado previamente el encuadre para centrarla bien.

Coloca el papel Canson Edition previamente mojado.   Dobla los fieltros y pasa el conjunto por la prensa. ¡Tu grabado está estampado!