Pasar al contenido principal

Grabado con aguafuerte (barniz duro)

Observe este artículo
Sin votos (todavía)

Tiempo de realización: 3 horas    

Nivel: Principiante  

Artista: Charlotte Reine
www.charlottereine.fr

El grabado con aguafuerte permite realizar, a partir de un dibujo original, un grabado de trazo fiel al modelo. Tanto si se trata de una creación personal como si te inspiras en una imagen, atrévete a dar tus primeros pasos en el mundo del grabado ¡el resultado te sorprenderá!

Materiel

Una lámina de cobre de 6 a 10 cm, barniz de grabado líquido, una punta seca, una hoja de papel de seda Canson®, blanco de Meudon, aguarrás, alcohol de quemar, tinta de grabado calcográfico, un pincel plano, 1 m de tarlatana, cinta adhesiva de embalaje y un par de tijeras, un bolígrafo.

> Papel: 

Papel Canson® Edition 250 o 320 g/m² 

> Accesorios:  

Una prensa pequeña de tipo tórculo
Una cubeta de plástico para el percloruro 

1. Limpieza de la lámina

Limpia la lámina de cobre con una pizca de Blanco de Meudon mezclado con una gota de alcohol de quemar.

Seca a continuación esta mezcla con un paño limpio.

2. Aplicación del barniz

Sobre la lámina limpia, extiende el barniz de grabado con el pincel plano, en una capa fina y uniforme.

Deja secar por lo menos una hora.  La duración del secado depende también de la temperatura ambiente.

3. Preparación del dibujo

Coloca un papel de seda fino sobre el dibujo que quieres reproducir. 

Calca el dibujo utilizando un bolígrafo oscuro para que el trazo se vea por las dos caras.

4. Transferencia del dibujo

Frota suavemente el papel de seda con blanco de Meudon, que extenderás por toda la superficie del dibujo y retira el exceso de polvo.

Coloca el papel sobre la lámina de cobre, con la cara empolvada hacia el barniz.

Dobla el borde del papel por debajo de uno de los lados de la lámina para sujetarla durante la transferencia. No olvides darle la vuelta al dibujo si quieres que esté en el mismo sentido que el original.

Redibuja delicadamente el motivo.  Grabarás los detalles más finos directamente sobre la lámina. Retira el papel. El dibujo se ha transferido a la lámina.

5. Grabado de la lámina

Con la punta seca, repasa los trazos sobre el barniz apretando lo bastante para dejar el metal al descubierto.

No dudes en matizar el grosor de los trazos para un resultado más rico.

Limpia la lámina a medida que vas trabajando con un poco de alcohol de quemar.

Recuerda comprobar si falta ninguna zona de barniz. Todavía se puede corregir volviendo a aplicar un poco de barniz, sin olvidar dejarlo secar.

6. El baño de percloruro de hierro

Protege el dorso de la lámina con cinta adhesiva de embalaje. 

Deja sobresalir a uno de los lados una longitud de unos 10 cm que doblarás para formar una lengüeta que te permitirá sujetar la lámina en el baño.

Sumerge el cobre en el baño de percloruro de hierro, con el dibujo hacia arriba y la lengüeta fuera, durante unos 20 minutos. Cuanto más tiempo dejes la lámina en el baño, más profunda será la mordida del metal.

Con la práctica, podrás modificar el tiempo según tus expectativas. Limpia cuidadosamente con aguarrás y retira la cinta adhesiva del dorso.

7. Entintado de la lámina

Procede a entintar la lámina utilizando un pedazo de tarlatana, apretando bien para que la tinta penetre en las entalladuras.

Limpia el exceso de tinta con la tarlatana. Termina el secado con un retal de seda.

Limpia los bordes pasando un paño limpio por los cuatro lados de la lámina. (Ver el truco de profesional: ¿Cómo entintar, limpiar y estampar?)

8. La impresión ​

Coloca la lámina entintada en la prensa, sobre el encuadre que habrás preparado.

Coloca el papel húmedo, pásalo por la prensa y ¡descubre tu grabado al aguafuerte!