Send to a friend Imprimir
Atrás

Descubre “Légumen”, la obra ganadora del Premio fachada de los premios Canson® Art School Awards

3 Marzo 2016

El Premio Fachada : ¡Legumbres XXL con rostro humano en pleno París!

 

www.cansonartschoolawards.com

 

Obra expuesta desde el 16 febrero al 10 de abril en la fachada del 59Rivoli

La obra ganadora del Premio Fachada de las 6º edición de los premios Canson® Art School Awards ya está expuesta sobre la fachada del 59Rivoli. La obra “Légumen”, realizada por un colectivo formado por 5 estudiantes de la Escuela Estienne (ESAIG) de París, es una sutil mezcla de humor y de absurdo en torno al tema del lugar del hombre en la sociedad a través de esos rostros atrapados en unas legumbres monumentales. Un año después de “Réplicas de árbol” de Salomé Fauc, este colectivo nos sorprende con una obra original que, seguramente, hará sonreír a muchos transeúntes, gesticular a los más escépticos, e interrogarse a los más curiosos: ¡estas legumbres gigantes con rostro humano no dejarán a nadie indiferente!

 

“Légumen”: el absurdo en formato XXL

Este año, el ganador del Premio Fachada no ha sido un estudiante, si no un colectivo de 5 estudiantes y su escuela. Jimmy Burnouf, Blanche Fleuriot, Matthias Le Bihan, Rym Saoud y Guillaume Vele, de primer curso de Introducción a las Artes Aplicadas (MANAA) de la escuela Estienne de París, supervisados por su profesor Paul Huber, han ganado el privilegio de exponer su monumental obra sobre los 80 m2 de fachada del 59Rivoli, del 16 de febrero al 10 de abril de 2016.

Se abren las puertas de un lugar emblemático del arte contemporáneo: el 59Rivoli. “Delante, la multitud, millones de transeúntes, esa multitud que pasa con aire indiferente,  la multitud que camina como si se dirigiera a un funeral, la multitud que ya no ve,  que no presta atención a lo que tiene ante los ojos. Mira sin ver, demasiado ocupada contemplando una pantalla en lugar de la vida real, atrapada en una burbuja que la aísla del mundo exterior. La multitud camina, circula sin reflexionar en medio de un tumulto de imágenes, de información, maremoto al que se ha acostumbrado a fuerza de ahogarse en él ”. ¿Qué hacer para que esas personas levanten la cabeza, reaccionen? La respuesta de este colectivo de estudiantes es de una imaginación más que fértil: el absurdo. “Avivar la curiosidad, invitar a los transeúntes a levantar los ojos y a preguntarse : ¿por qué seis disfraces de legumbres gigantes cuelgan de un edificio en mitad de París? Lo importante es este replanteamiento del cartel, de la imagen, esencial para combatir la terrible contaminación visual de la que todos somos víctimas inconscientes”.

 “Esos rostros, atrapados en la carne vegetal, son sus compañeros de clase, sus amigos, pero también perfectos desconocidos para  la mayoría. Sin embargo, todos tienen algo en común con nosotros : son seres humanos; salvo que esos infelices están atrapados en su disfra ; travestis de ese estado de ánimo, legumbres vegetativas, absortas, ignorantes”.

Inclinándose por el dibujo en blanco y negro, y aprovechando la ventaja del contraste con la realidad, el colectivo consigue paneles definidos, claros, precisos, contundentes, que se convierten en el centro de atención por su luminosidad, su desmesura y su evidente absurdidad. Lo que nos dice este colectivo con sus extrañas y monumentales legumbres es que nosotros, “transeúntes, lectores, ¡nosotros no lo somos ! Nosotros somos hombres libres, capaces de razonar, libres para actuar; ¡nosotros no somos legumbres, y todos deberíamos alegrarnos y disfrutarlo!”. Nuestros jardineros de la convivencia arrancan las malas hierbas de la ingestión forzosa de imágenes, del “consumo de información” a través de estas “láminas enciclopédicas”. El mensaje es simple y eficaz: estar vivo no es vegetar, si no impulsar el humanismo, saber vivir y saber pensar, rechazar la banalidad. “No es un cartel, ni publicidad, es algo diferente, legumbres que crecen en el corazón de la ciudad, como llegadas de otro mundo. Han llegado sin hacer preguntas, se han instalado y solo aguardan una mirada para existir”. ¡A disfrutarlas sin freno!

 

Paul Huber, profesor de dibujo de la Escuela Estienne, ha supervisado el proyecto del colectivo:

“Estienne es una escuela que conserva y transmite saberes y destrezas estrechamente ligadas al papel. Participar en este concurso era una hermosa oportunidad para animar a los alumnos a reflexionar de nuevo sobre la relación que mantienen con el material y el soporte de papel. Era interesante apoyarse en la historia de una institución marcada por su misión patrimonial, en la que se aúnan la tradición y la innovación, elaborando un proyecto que conjugara el espíritu de las artes aplicadas y las posibilidades que ofrece lo digital. La idea era hacer que los estudiantes participaran de manera colectiva en pequeños grupos, según las temáticas que querían desarrollar. De esta forma han podido representar globalmente a su escuela y, ganando, revalorizarla. Los cinco estudiantes premiados han defendido una idea: la del absurdo, lo incongruente, en un proyecto realizado de forma colectiva en torno a una idea sencilla pero potente, con influencias próximas al dadaísmo y el surrealismo”.

 

La opinión del 59Rivoli

Muriel Ryngaert, Administradora y Aurélien Ettori Dufour, responsable de eventos; miembros del jurado de la categoría “fachada”: “¿Nos convertiremos en legumbres frecuentando la calle Rivoli, imperio del consumo? Para esta fachada del premio Canson® Art School Awards 2016, realizada por un colectivo de estudiantes, se ruega humor y poesía. Una serie muy expresiva de personajes disfrazados de legumbres se ha instalado en la fachada del 59 para reverdecernos y denunciar con fantasía este mundo consumista, y resaltar la dimensión artística y por lo tanto valiosa de este lugar dedicado a las artes. Nuestro colectivo recibe esta nueva fachada con gran alegría y una gran carcajada”.

 

La Escuela Estienne (ESAIG) de París, celebrada por todos

La Escuela Estienne (ESAIG) de París ha ganado este año el Premio Fachada.

La creación de la escuela municipal profesional de las artes e industrias del libro fue decidida por la villa de París en 1887; la nueva escuela recibió  su nombre, “Estienne”, para unir así la escuela del libro a la tradición humanista de los Estienne, una dinastía de impresores del Renacimiento. La institución, dedicada inicialmente a la impresión, se convirtió también en escuela de diseño, de  comunicación y de oficios del arte del libro. En 2009, la Escuela Estienne cumplió 120 años y siempre ha conjugado la innovación y la tradición para formar a profesionales en la excelencia, ya sean impresores, grafistas, diseñadores o editores, y para enriquecer la modernidad de la tradición. En todas las épocas, la inquietud constante de la Escuela ha sido poner a disposición de los profesores y estudiantes las tecnologías más modernas y avanzadas, desde la aparición de la linotipia en 2005 hasta las impresoras digitales en 2005 y el  Directo a Plancha (CTP) actual.

http://www.ecole-estienne.paris/

 

Un colectivo artístico prometedor

Este joven colectivo está compuesto por cinco estudiantes de 17 y 18 años, que cursan el primer año de Introducción a las Artes Aplicadas (MANAA) de la Escuela Estienne de París; en los inicios de su formación, se han unido en torno a un mismo deseo: enviar un mensaje utilizando la alegría, el humor y la ironía.  Este grupo de estudiantes se inspira en muchos artistas, desde  Joe Coleman, pasando por el japonés Miyazaki, hasta Winsor Mc Cay, y han movilizado sus sensibilidades  para crear una sola y única obra artística.

 

Información práctica

Obra monumental expuesta en la fachada del 59Rivoli desde 1l 16 de febrero al 10 de abril de 2016.

Exposición colectiva de los premiados en la galería 59Rivoli del 18 de marzo al 10 de abril de 2016

Entrada libre y gratuita todos los días de 13h a 20h, salvo los lunes.

Inauguración y entrega de premios el 17 de marzo de 2016 (solo con invitación)

59RIVOLI

59 rue de Rivoli - 75001 PARIS

Metro: Châtelet (L.1-7-14-4-11) – Parking: Q-Park Rivoli Pont Neuf

www.59rivoli.org